Aquí empecé a desnudar mis sueños, y descubrí que con ellos, la realidad es mucho más soportable.
http://evadelasnubes.spaces.live.com

lunes, 19 de abril de 2010

Perdida bajo la lluvia


Perdida bajo la lluvia


Siempre se había guarecido en sus brazos, bajo su abrigo.
Por eso, sin pensarlo dos veces, se puso los zapatos de caminar desconsuelos,
y corrió una vez más, en busca del abrigo que la arropaba sin condiciones.
Pero en esta ocasión, no hubo abrazo.
Los parches arrancados, ya no tapaban ningún roto, Y sólo encontró, una descosida coraza con goteras, por la que se colaron sus penas, como chuzos.
El abrigo que siempre la cobijó, se cansó de ser paraguas.
Agua y más agua, le caía encima, regando el pelo que languidecía en sus mejillas.
Todo ese líquido, resbalaba por su cara, los ojos indefensos, temblorosos como los ¨pucheros ¨ de un niño, antes de brotar el llanto.
De la nariz llorosa rojo escarlata, un gorgoteo discontinuo asomaba, semejante al cuco de un reloj, y una mueca interrogante, torcía su sonrisa inacabada.

Se empapó enterita.

Desolada sin más… esperó que escampara.
Regresó a casa con su desamparo, el frío nadando en los huesos. Las manos violáceas, llenas de nada, parecian gritar su nombre, como miles de alfileres clavándose.
Las penas, con resignación, se metieron sigilosamente bajo la piel.
Asimismo, con gran templanza y esmero, escondió ¨ Ese Día ¨, debajo de la cama, delicadamente amortajado dentro de unos zapatos mojados, que nunca volvería a ponerse.
Por ultimo, cogió una hoja de papel secante, y dejó una nota escrita…:


1- Comprar un paraguas

2- Arreglar el calentador


Poco después de acostarse y apagar la luz, se levantó, volvió a la nota, y añadió una ultima cosa:



3 - Regalarle un abrigo nuevo


E.

Publicado el 17 de Enero de 2009
Reedición.

2 comentarios:

Pepe dijo...

Eva: He vuelto a disfrutar de esa búsqueda de protección, de esa lluvia que cala, de ese paraguas roto incapaz ya de contener la lluvia, de ese abrigo desgarrado que ya no sirve de protección y de ese día que mejor olvidar.
Una preciosa y metafórica historia.
Un abrazo.

©E. dijo...

Gracias PEPE,
para mí, es una historia muy especial.
El ¨día ése¨ está olvidado,
pero a todos nos enseñan y enriquecen días como este.

Otro abrazo para ti, Cordobes.




beso